Share

Cumplimiento normativo, ética y responsabilidad

Desde su fundación en 2008, el ICONG (Instituto para la Calidad de las ONG) viene realizando una labor de acompañamiento a las ONG de acción social que desean transformar su gestión interna y emprender un proceso de mejora continua. Aunque el ICONG trabaja principalmente bajo un enfoque de gestión de la calidad, su vocación de fortalecer la gestión de las entidades del tercer desde una perspectiva integral le lleva escuchar nuevas necesidades y a emprender nuevas formas de acompañamiento.

Una de las áreas de gestión que ha comenzado a suscitar más interés en los últimos años es el cumplimiento, que aunque todavía tiende a asociarse con grandes empresas y ONG, cada vez va permeando más en organizaciones pequeñas y medianas. En España, uno de los factores que más ha contribuido a esta toma de conciencia han sido las reformas del Código penal de 2010 y 2015, que empujan a todas las organizaciones a diseñar e implantar sistemas de gestión de riesgos de comportamientos delictivos e introducen la posibilidad de que las personas jurídicas sean responsables penalmente de los delitos cometidos en su nombre.

Como respuesta a esta inquietud por parte de las entidades con las que colabora habitualmente, el ICONG ha lanzado en 2020 con ayuda de Sustentia un nuevo programa de gestión del cumplimiento pensado para ONG que desean adquirir conocimientos básicos sobre este área de gestión y emprender un camino de transformación de la cultura organizacional.

A la hora de elaborar la metodología del programa y los materiales de apoyo, Sustentia y el ICONG han apostado por una visión del cumplimiento que no solo vaya más allá del ámbito legal y normativo, sino que abarque la responsabilidad general de toda organización de respetar los Derechos Humanos y el medio ambiente según lo establecen los Principios Rectores de Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanos.

Siguiendo estas premisas, cada una de las entidades participantes en el programa ha elaborado su propia matriz de riesgos con un enfoque de doble materialidad, es decir, valorando las posibles repercusiones de cada incumplimiento tanto en la propia organización como en sus distintas partes interesadas. A partir de ahí, cada entidad ha diseñado un plan de mejora que sienta la hoja de ruta para prevenir, mitigar y remediar tanto los incumplimientos que tengan lugar como sus consecuencias.

A lo largo de 2020, 10 entidades han superado el programa con éxito:

  • UNAD (Unión de Entidades de Atención al Drogodependiente).
  • FERMAD (Plataforma Madrileña de Entidades para la Asistencia a la Persona Adicta y su Familia).
  • AAT (Associació d’Ajuda als Toxicòmans).
  • Fundación Gizakia.
  • Confederación Salud Mental España.
  • FEAFES Andalucía (Federación Andaluza de de Familiares y Personas con Problemas de Salud Mental).
  • Federación Salud Mental de Canarias.
  • Federación Salud Mental Castilla y León-
  • APICES (Asociación Salud Mental Cartagena y Comarca).
  • Asociación Salud Mental Aranda.

Las lecciones aprendidas en estos primeros pilotos permitirán incorporar mejoras en los nuevos programas de cumplimiento que Sustentia y el ICONG lanzarán conjuntamente a lo largo de 2021.